Los audífonos para niños son la mejor solución cuando sufren pérdida de audición. Pero es importante asegurarse de que estos aparatos cubran todas sus necesidades.

Los niños con pérdida de audición leve muestran mejoras en su capacidad de desarrollar el habla y el lenguaje con el uso de audífonos.

El ajuste de audífonos a una edad los más temprana posible es crucial. Una pérdida de audición sin tratar influye enormemente en la capacidad de aprendizaje, socialización y comunicación del niño.

Si un niño necesita audífonos, debe tener en cuenta varios aspectos.

  • El tipo y el grado de pérdida de audición de su niño.
  • Las habilidades generales y el nivel de actividad de su hijo. El audífono debe ser resistente para soportar los golpes al jugar y resistente al polvo y la humedad.
  • Los audífonos deben tener puertos de audio compatibles con los sistemas FM de las aulas y demás lugares.
  • Los niños prefieren los audífonos de colores.
  • Los padres de niños pequeños deberían conocer las funciones del audífono permitiéndoles desactivar el control manual de volumen. Los niños tienen dificultades para ajustar el nivel de volumen apropiado.

 

Proceso de adaptación a la ‘nueva situación auditiva’ con audífonos

Cuando su hijo comience a usar audífonos debe tener en cuenta que necesita un tiempo para acostumbrarse a ellos y a la nueva ”situación auditiva’. La mejor forma de ayudarle es siendo cariñoso y comprensivo.

Para acostumbrarse a los audífonos se requiere de una gran motivación, apoyo y participación de los padres. Unos audífonos modernos y bien ajustados, no serían útiles si el niño no los lleva puestos o no se mantienen en buen estado.

El niño necesita estar implicado en el problema y comprender el motivo de tener que usar audífonos. Durante este proceso, la comunicación y motivación son muy importantes para su buena disposición a utilizar los audífonos. Cuanto mayor sea la participación del niño y mejor lo entienda, mayor será su motivación.

Foto de creada por rawpixel.com

Fuente: Hear-it